martes, 10 de febrero de 2015

LA REVOLUCIÓN DE LOS TEMAS TIZIANO (II). LA MITOLOGÍA



Danae

Entre las grandes aportaciones iconológicas (pues fue más allá de la pura iconografía) de Tiziano que influyeron directamente en el mundo barroco será la mitología.
Como sabemos esta mitología ya había aparecido en el Quattrocento, aunque de una manera elitista, como tan bien nos muestra Botticelli. El pintor florentino, enmarcado en el exclusivo círculo de Lorenzo de Medicis, crea numerosos temas mitológicos (aquí puedes ver una selección de ellos), basándose en los textos y consejos de Poliziano.

Botticelli. Las Tres Gracias y Venus

Estas obras eran de puro consumo interno, demasiado sofisticadas y literales para el resto de la población, incluyendo dobles lecturas (paganas-cristianas) e incluso mensajes casi personales (según Panosfky, el famoso Nacimiento de Médicis era un talismán para Piero, hermano de Lorenzo).
De la misma forma, cuando Mantegna utiliza la Antigüedad, lo hace de forma arqueologizante (Nieto y Checa), disfrutando en la pura inclusión de elementos formales tomados del mundo clásico para demostrar así su conocimiento de esta civilización.
Giorgione o Tiziano. Almuerzo Campestre

Gracias a su nueva técnica de pincelada suelta y perspectiva aérea, se recrea el mundo clásico sin necesidad de elementos arqueológicos (o muy leves, casi secundarios).

Tiziano. Amor divino y amor profano

Los grandes referentes serán la nueva visión de la Naturaleza (adobada de un halo de panteísmo que nos retrotrae a la Arcadia feliz, un lugar en donde hombre y naturaleza conviven en perfecta armonía, como ya era muy presente en las obras de Leonardo) y el desnudo (especialmente femenino) que se oculta bajo los ropajes de diosas griegas (Venus como gran referente).
Sobre estos mimbres Tiziano (y sus seguidores venecianos) retomará una y otra vez el tema mitológico con distintas funciones.

Veronés. Rapto de Europa

Como arte público, la mitología comenzará a ser unida a la propaganda política, en donde los nuevos reyes y emperadores se unirán a héroes y dioses paganos.
En un nivel más cortesano, muchos de estos cuadros tendrán una lectura moral (Danae como la imposibilidad de huir del destino, Venus y Cupido como el poder del amor y la belleza y a la vez un memento mori disfrazado, Venus y Martes como el conflicto entre deber del gobernante frente a sus sentimientos...), que serviría como manual visual para la educación del Príncipe, planteándole dilemas morales.

Tiziano. Venus, cupido y la música

En un registro puramente personal, estos cuadros también funcionarán como puros objetos de fruición. El placer sensual (y también sexual), la música, el amor y el deseo, el baile... serán disfrazados de motivos mitológicos.
Tiziano. Mujer en en el espejo

Todas estas funciones serán básicas en el mundo barroco, y tanto Rubens, como Rembrandt, Velázquez (piénsese en la Venus del Espejo), Poussin, los Carracci... seguirán estas líneas marcadas por Tiziano
Rubens. Venus y Cupido
.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada