domingo, 11 de enero de 2015

PALACIO DE LA SIGNORIA. PALAZZO VECCHIO. FLORENCIA


Junto al Barguello (residencia de la Potestá) fue el emblema civil de la ciudad y su gobierno dominado por los gremios, convirtiéndose su torre en el verdadero hito visual de la ciudad hasta que (ya en el Renacimiento) Brunelleschi realizara la cúpula del Duomo.

Su construcción se realizó sobre los terrenos del antiguo palacio de los Uberti, familia gibelina que era el verdadero símbolo y brazo del poder feudal de la ciudad y que fue destruida en las guerras güelfas vs gibelinos las cuales, en el siglo XIII, consiguieron convertir a Florencia en una república comercial dominada por los gremios (textiles, comerciales, bancarios).

Para recordar este episodio, Arnolfo di Cambio (arquitecto de Santa María de las Flores o Santa Croce) tomó la base de su torre (denominada de la Vaca) para alzar la de la Signoría, lo que explica su posición descentrada frente al resto del edificio.
Su estructura recurre al modo tradicional de palacio medieval florentino, con una forma cúbica (aunque con esquinas levemente afiladasen torno a un patio (en la actualidad renacentista) y alta torre como forma de control visual y simbólico (además de verdadero baluarte en las luchas medievales, como ya vimos aquí) siguiendo formas muy semejantes al Barguello.


Patio central del Palazzo del Barguello

Mucho más macizo que las residencias civiles, el muro avasalla al espectador, abriéndose escasos vanos en su parte alta (con ventanas neogóticas) y aparejo almohadillado habitual en la ciudad antes del propio renacimiento (que lo único que hizo fue regularizarlo, como ya hemos visto con el Palacio Rucelai o el Medici Ricardi)
La parte superior se remata con unos salientes matacanes y cuerpo almenado (que tanto servían para la defensa como convertirse en motivo simbólico del poder de la comuna).

La torre , más elevada a las del resto de la ciudad tenía en su zona alta la famosa prisión que alojó a Cosme de Medici o Savonarola.


Según Osler, su exterior desornamentado y su tendencia al gigantismo habría que relacionarlos con la propia época (finales del XIII) en donde se producen las famosas disputas entre güelfos blancos y negros que obligaron a exiliarse a Dante

No hay comentarios:

Publicar un comentario