sábado, 13 de mayo de 2017

LA CAPILLA DE SAN ISIDRO EN SAN ANDRÉS. MADRID


Formando conjunto con la parroquia de San Andrés y la Capilla del Obispo se edificó, aunque como volumen individualizado (tanto en el exterior como, en su momento, con el interior) esta Capilla funeraria (siguiendo una estructura tan sumamente barroca como el camarín, espacio escenográfico para la muerte o la devoción)

Su autor, Pedro de la Torre (autor de las trazas de la Colegiata de San Isidro) evoluciona desde el mundo aún herreriano de Gómez de Mora para crear un edificio mucho más articulado, típico del segundo tercio del XVII, jugando con la policromías de los materiales (granito y ladrillo, como hiciera Gómez de Mora en la Cárcel de Corte)
Para ello emplea, en la parte baja, potentes pilastras pareadas de orden gigante que sustentan una cúpula  en cuyo tambor se comienza a ensayar la decoración de placas que rehunden sus aristas sobre el paramento (aunque todavía muy rectilíneas, serán modelo de las mil veces utilizadas por los Churriguera en el siglo XVIII). Entre ellas aparecen nichos con esculturas que se emparejan en torno a las ventanas.

Entre ambos cuerpos aparece un potente entablamento de ménsulas pareadas y ricamente decoradas que recuerdan las maneras del Padre Bautista (Colegiata de San Isidro)

La gran cúpula no es tal, pues se trata de un modelo encamonado, como ya explicamos aquí.

Su interior es por completo nuevo, pues un incendio (apenas iniciada la Guerra Civil) acabó con el riquísimo patrimonio (entre él grandes pinturas de Rizi y esculturas de Pereira) y los sepulcros de artistas como La Roldana


Interior de la Capilla de San Isidro anterior a su destrucción
.
.
.


No hay comentarios:

Publicar un comentario