sábado, 11 de febrero de 2017

Análisis y comentario de la MAGDALENA. PEDRO DE MENA

El tema de la escultura es de tipo religioso. 
Se trata de María Magdalena haciendo penitencia puesto que había sido una prostituta que abandona esa vida tras conocer a Cristo, arrepintiéndose de su pasado y convirtiéndose en ermitaña tras la muerte de Jesús.
Se recuerda así al espectador la importancia que tiene hacer penitencia para cualquier pecador que quiera merecer el reino de los Cielos. Con esto pretende transmitir un mensaje didáctico a los fieles cristianos y a su vez de propaganda por parte de la Iglesia (El Concilio de Trento insistía en la penitencia, la confesión y la Eucaristía como dogmas básicos para los católicos)
Es una escultura exenta, de bulto redondo, ya que puedes dar la vuelta alrededor de la figura, e individual.

El material empleado es típicamente español pues se trata de una talla en madera policromada. La superficie es lisa en el rostro y en las manos mientras que el vestido y el pelo es rugosa e incluso áspera.
.
La composición es abierta, con varios puntos de vista, por lo que el espectador interactúa con la figura pudiendo observarla desde diferentes puntos. 
Es asimétrica y dinámica, expresando el movimiento (aunque un tanto limitado) por medio de los escorzos y las diagonales que hace la propia escultura con el cuerpo y el largo crucifijo; incluso con el movimiento del pelo.  
La luz influye de manera que crea contrastes de luz y sombra para dar mayor realismo a la figura y expresividad,  con ciertos lugares como el rostro donde la luz parece que resbala pero a su vez crea claroscuros que marcan la expresión de la figura. 
.



























La figura es idealizada pero con una fuerte expresividad conseguida a través de los gestos (mirada a la cruz, mano sobre el pecho, postura corporal...) o los postizos como el vestido, la cruz o la cuerda que lleva atada. 
El canon es esbelto y la posición en escorzo que consigue por medio de la cruz y el brazo. 
Con una gran expresividad refleja el dolor y la pena con un gran contraste de luz en el rostro, en especial en los párpados y en las arrugas de la frente.
 A este autor le interesan claramente las texturas, la aspereza del vestido y la superficie lisa del rostro, creando a su vez una gran contraposición y expresividad a la figura. 



La obra pertenece al barroco español (siglo XVII) como se puede observar en el material de la escultura (una talla en madera) tan típica del arte español, en la fuerte expresión de la figura, ya que se busca avivar el fervor religioso de los fieles a través del arte y en el empleo de los postizos (la cruz) dando ese sentido teatral propio del arte barroco.
Esta obra se realiza con una intención religiosa debido a laContrarreforma que marca el siglo XVI-XVII (división entre católicos y protestantes) y esa intención de propaganda de la Iglesia para atraer a los fieles a través de los sentimientos y emociones (como ya hacía Caravaggio en la pintura)
 Su comitente es la orden religiosa de los jesuitas, de suma importancia debido al Concilio de Trento y con esto la Contrarreforma que encargaban la obra con una intención pública, es decir, para que todos los fieles pudiesen verla y que la Iglesia pudiese llegar a todo el pueblo.
El artista, Pedro de Mena, perteneciente a la escuela andaluza de Granada y educado en el taller del Alonso Cano, tiene escasa libertad a la hora de crear pues en el barroco el artista, a diferencia del arte renacentista, se considera como un engranaje más de la Iglesia. 
.

En Pedro de Mena influye su maestro, Alonso Cano, con la idealización de los rostros y la escuela castellana con Gregorio Fernández del que recoge la expresividad con los gestos (a través de su padre, Alonso de Mena). Además como antecedente lejano se puede hablar del renacentista español Juan de Juni, recogiendo Pedro de Mena el fuerte realismo que expresaba el renacentista en sus obras.
También influirá en las imaginerías posteriores puesto que con la Contrarreforma el barroco busca llegar a los fieles empleando por tanto el arte efímero (tan típico del periodo) y crear un espectáculo (el arte teatral) recurriendo a las procesiones de Semana Santa. 




Miriam Gutierrez. 2º Bach. IES Los Olivos en Mejorada del Campo


No hay comentarios:

Publicar un comentario