sábado, 4 de febrero de 2017

Análisis y comentario comparado. DAVID. MIGUEL ÁNGEL Y BERNINI


Miguel Ángel

Bernini

La escultura tanto de Miguel Ángel como de Bernini es de tipo religiosa, recogiendo el relato del Antiguo Testamento en el que David se dispone a matar a Golliat. En el David de Miguel Ángel la acción se sitúa justo en el momento de antes de realizarla (provocando de esta manera una tensión interna típica de su primer manierismo) mientras que en el de Bernini la tensión va mucho más allá recreando el momento preciso en que la acción ya se está realizando (se genera así la típica instantaneidad barroca)

Ambas son esculturas exentas de bulto redondo realizadas en mármol (material propio del clasicismo) por medio de la técnica de talla. La superficie en ambas obras es lisa aunque Bernini muestra un mayor interés por las texturas (en el típico intento barroco de "convencer" al espectador a través de los sentidos
.

La composición de las dos es abierta, pero en el David de Miguel Ángel hay un claro punto de referencia, la frontalidad, para trasmitir tranquilidad y armonía al conjunto por medio de un contraposto y una ligera curva praxiteliana. Por el contrario, en la de Bernini las líneas diagonales predominan, al igual que las serpentinatas teniendo por tanto diferentes puntos de vista según se gira sobre la escultura para obligar al espectador a interactuar con la escultura (utilizando la cenestesia típica del barroco). 
.
.


Por un lado, la luz en la obra de Miguel Ángel influye de manera que resbala sobre él con claroscuros en el pelo y en los ojos (lo que produce una sensación de tensión en todo el junto, la denominada terribilitá). 
Por otro lado, en la de Bernini la luz profundiza más con los claroscuros de ceño fruncido y en la boca (totalmente tensa). Esto se realiza mediante la técnica clásica del trépano.
Ambas son monócromas, pues tanto en Renacimiento como en Barroco no tenían constancia de la policromía clásica. 
Tanto el gesto facial como el lenguaje corporal son totalmente distintos en ambas figuras, y si Miguel Ángel ya trabaja la terribilitá (anunciando el manierismo), Bernini explota los gestos hasta el extremo, intentando llegar al espectador por medio de os sentimientos
.
El David de Miguel Ángel pertenece al Renacimiento, concretamente al Cinquecento (siglo XVI) por la armonía y proporción del conjunto, aunque se comienzan a observar rasgos manieristas como la desproporción de la mano o la terrebilitá en la mirada, mostrando la tensión del momento.
El David de Bernini pertenece al Barroco (siglo XVII) como se observa en la composición de líneas diagonales y en las formas serpentinatas de la escultura.
Miguel Ángel realiza esta obra con una función de prestigio para el mecenas del momento (la república florentina) y así resaltar su personalidad e importancia a través del arte. El momento histórico lo refleja por medio de la composición simétrica y equilibrada ya que en el Renacimiento se pretende el retorno de los ideales clásicos respetando tanto el canon como la proporción. 
Sin embargo, Bernini realiza esta obra con una intención de propaganda política para que el mecenas resalten su poder y prestigio ante la población. El momento histórico lo refleja por medio de las formas serpentinatas ya que la sociedad barroca se encontraba en una situación de inestabilidad ante la contrarreforma (división entre católicos y protestantes) del mundo religioso expresando a través del arte la intraquilidad por medio del movimiento. 
Se trata del paso de la belleza a la persuasión.
Ambos autores tienen total libertad para crear sus obras ya que desde el Renacimiento el artista adquiere el valor de intelectual al crear él sus propias obras (viene dado por el antropocentrismo y el humanismo renacentista) y en el Barroco pasa a ser un engranaje más al servicio de los grandes poderes, es decir, un funcionario de la propaganda.



Miguel Ángel influyó en Giambolonia (escultor manierista) en su obra El rapto de las sabinas y en pintura a Pontormo en su obra el Traslado del cuerpo de Cristo. También influye en el barroco italiano con sus ideas manierista. Bernini influye en arquitectos como Rainaldi y Juvara (creadores del barroco más clasicista) y a escultores como Algardi y Duquesnoy (contemporáneos suyos). Ambos tendrán una importante influencia en sus contemporáneos que imitarán sus modelos. 

Miriam Gutierrez. 2º Bach. IES Los Olivos en Mejorada del Campo









No hay comentarios:

Publicar un comentario