domingo, 4 de diciembre de 2016

LA FUENTE DE LOS DOCE CAÑOS DE BRIHUEGA


La Alcarria , entre sus decenas de prodigios, tiene el don del agua escondida.
Como ya supieron los musulmanes que la dieron nombre (Tierra alta, sin pastos), esta tierra de calizas esconde una inusual riqueza de aguas subterráneas que reaparecen en sus pueblos en decenas de fuentes.

Un ejemplo perfecto es ésta de Brihuega, de los doce caños o Blanquina, a la que se adosa un espectacular lavadero, ambos profundamente restaurados tras los estragos que causó la Guerra Civil en la zona


No hay comentarios:

Publicar un comentario