miércoles, 2 de noviembre de 2016

SANT ESTEVE DE CANAPOST

La comarca del Ampurdán es un delicioso bocado para los amantes del arte medieval, tanto en sus templos como en sus pequeñas villas amuralladas, tan perfectamente conservadas.
Cerca de Peratallada existía una pequeña alquería (posiblemente dependiente de ella, y que ya aparece en documentos a principios del siglo XI).

En medio de un pequeño puñado de casas se encuentra este magnífico templo doble que corresponde, al menos, a tres momentos constructivos.

 En el primero de ellos encontramos una nave de presbiterio recto muy habitual en el mundo prerrománico catalán (véase San Quirce del Pedret)

En él aún podemos observar algunas ventanas realizadas en una sola pieza

Y la presencia (también muy habitual) en uno de los muros de opus spicatum junto a una portada reformada en tiempos románicos.
En su interior se cubre con bóveda de cañón y herradura.


En el segundo momento se edificó la segunda iglesia aneja, también de una sola nave y con ábside semicircular apenas sin vanos pero con un remate de arquillos lombardos con ménsulas.


Por último (ya siglo XIII) se construirá la torre , también en estilo románico lombardo y acastillada.


Recientes excavaciones han descubierto una necrópolis medieval que hace del conjunto una pieza verdaderamente notable del arte medieval
























.

No hay comentarios:

Publicar un comentario