miércoles, 23 de noviembre de 2016

LAS GÁRGOLAS GÓTICAS























Desde la más antigua arquitectura (animales babilónicos, lamasus asirios, esfinges egipcias, acróteras clásicas, canecillos románicos...) han existido figuras (normalmente de animales pero también fantásticas) con fines mágico-protectores (apotropaicos)

Convento de Tomar. Portugal
.
En el mundo gótico, la necesidad de colocar desagües de los tejados tan amplios hizo nacer toda una estructura de canales sobrepuestos a los arbotantes que llevaban el agua a los contrafuertes.

Monasterio de Batalha. Portugal

En ellos (y para evitar que el agua resbalara directamente sobre la piedra y la erosionara) se empezaron a colocar desagües con figuras huecas que lanzaban el agua fuera de los cimientos.

                                                    San Juan del Hospital. Valencia
.
Sobre esta estructura práctica se unió la simbólica, y las partes altas de la catedral se comenzaron a llenar de figuras monstruosas, evidentemente relacionadas con los bestiarios medievales.


Con ellas, el arquitecto conjuraba los males del edificio a la vez (tal vez) representaba o demoníaco del mundo que rodea a lo celestial del templo (entendido en el gótico como una nueva Jerusalén)





















No hay comentarios:

Publicar un comentario