jueves, 28 de abril de 2016

INICIÁNDOSE EN EL GRAN VIDRIO DE DUCHAMP


Duchamp es más conocido por el gran público especialmente por sus ready made (como el famoso urinario-fuente).
Sin embargo su primer gran obra será este Gran Vidrio, una antipintura a la que dedicó más de la mitad de su vida y que, al final de ella, completó con su Etant donnes.
Las fotos que ilustran este artículo pertenecen a una réplica (autorizada por el autor) realizada por Hamilton, encontrándose el original en Filadelfia.
Pero, ¿por qué es tan importante esta obra?

Evidentemente, la pregunta es demasiado ambiciosa para un sólo artículo, más cuando se trata de Duchamp, el maestro de los escorzos y las visiones laterales, oblicuas, casi en zig zag, que nunca se puede aprehender del todo.
Pero, ¿no será porque es una pintura antiretiniana, que rompió la ventana de Alberti (o la llevo a su máxima expresión, que es lo mismo) en donde el cuadro es un vidrio transparente que se confunde con lo que hay detrás?
¿O será porque cuenta una historia de amor casi hecha de puras máquinas, la de unos solteros que muelen café (¿se masturban?) y con ello mueven el trineo sobre sus raíles para generar la energía que asciende (de forma invisible) hacia el panel superior en donde la novia (una verdadera mantis) se desnuda lentamente?
¿No será su falta de sexo en un tema sexual, reducida a máquinas (solteras, inútiles) como en las obras de su amigo Picabia?
¿O tal vez la muerte que (como mujer-mantis) planea en el cuadro y, en general, en toda su obra, en un tour de force eros-thanatos moderno?
Puede ser esto y el azar que rompió el cristal o el tiempo que lo llenó de polvo. Los miles de páginas que dedicó al pintor a esta obra en donde se encontraban sus obsesiones por el espacio de múltiples dimensiones, la poética surrealista, el gusto por lo fantasmal que tiene la visión, lo infraleve, los autómatas... y una multitud de ideas más que, con el tiempo (espero que más corto que el que se empleó para el Gran Vidrio) irán llenando de enlaces esta primera entrada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario