miércoles, 30 de marzo de 2016

Gainsborough. Elegancia rococó en la corte inglesa

Si algún día Inglaterra llega a ser tan fecunda en talentos, que podamos atrevernos a hablar de una escuela inglesa, el nombre de Gainsborough pasará entonces a la posteridad, como uno de los primeros de esta escuela
Elogio fúnebre del pintor, por Reynolds

Sarah Buxtom

Contemporáneo de Reynolds, Gainsborough se constituye como el gran representante de la pintura británica de finales del XVIII

Caracterizado por sus poses elegantes, incluyéndolas habitualmente en el paisaje brumoso, tiene su punto de arranque en la figura de Van Dyck que en el siglo XVIII se reafirma aún más por la influencia que tiene Murillo (el gran autor barroco entonces, ingentemente importado por los viajeros ingleses desde Sevilla.

Con ambas influencias fue el perfecto retratista de una sociedad a mitad de camino de la aristocracia del rococó y un cierto prerromanticismo que está redescubriendo el paisaje como una nueva forma de vida (íntimamente unida a la aristocracia terrateniente y el elogio de la vida campesina como una fuente de riqueza que, perfectamente manipulada, no excluye el glamour).
En este sentido, será uno de los precursores de Constable
.

Gran y sutil colorista, gusta de los grises y verdes (también herencia de Dyck), aunque en algunos momentos jugará con una gama muy amplia que está en los orígenes del Renoir maduro.

Su influencia será muy importante en la retratística de Goya, especialmente en los sectores más aristocráticos, en general anglófilos (Osuna, Alba)
Goya




No hay comentarios:

Publicar un comentario