sábado, 9 de enero de 2016

DOS TEXTOS SOBRE LA PERSPECTIVA RENACENTISTA


            
Sobre la perspectiva lineal (Quattrocento)




Para pintar una superficie, lo primero hago un cuadro o rectángulo del tamaño que me parece, el cual me sirve como una ventana abierta, por la que se ha de ver la historia que voy a expresar, y allí determino la estatura de las figuras que he de poner, cuya longitud la divido en tres partes (...)
Hecho esto, señalo un punto adonde se ha de dirigir principalmente la vista, dentro del rectángulo, [...] le llamo punto del centro. Este punto se colocará en paraje conveniente, no más alto que la altura que se señala a las figuras en aquel cuadro. Señalado el punto del centro, tiro rectas desde todas las divisiones de la línea de la base a él, las cuales me demuestran el modo con que van disminuyendo las cantidades.

Leon Battista Alberti, Los tres libros de la pintura, 1435


Sobre la perspectiva aérea (Cinquecento)




Hete aquí una otra perspectiva que llamo aérea, pues por la variedad del aire podemos conocer las diversas distancias de los distintos edificios que aparezcan dispuestos en una sola línea... Tú sabes que en aire de uniforme densidad las cosas últimas vistas a través de él, parecen, por culpa de la gran cantidad de aire interpuesto entre tu ojo y la montaña, azules, y casi del color del aire cuando el sol está al oriente. Habrás, pues, de pintar en primer término los objetos según su color real, y el más alejado, menos perfilado y más azulado. Aquél que desees ver cinco veces más lejano habrás de hacer cinco veces más azul.
Leonardo da Vinci, Tratado de la pintura, 1482-1518

Ambos textos tomados de www.mat.ucm.es   


              CONCEPTOS GENERALES DEL RENACIMIENTO                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada