martes, 15 de diciembre de 2015

MEDITACIONES DE SAN JUAN BAUTISTA. EL BOSCO


Este magnífico cuadro (muy posiblemente una de las tablas de un desaparecido retablo para la Hermandad de Nuestra Señora en la iglesia de San Juan en  Hertogenbosch (según Amparo López)
Datado en torno a 1489 nos presenta al santo en una iconografía poco habitual, más cercana a la de los eremitas (San Jerónimo, por ejemplo).
Aún más, resulta curioso observar que, más que las privaciones típicas de estos santos del desierto, el Bosco nos lo presenta  en estado casi de trance (fijaros en sus ojos semicerrados), que bien nos podría acercar a las ideas místicas que triunfaron con fuerza por toda centroeuropa en los siglos XIV y XV.

¿Estas meditaciones son el origen de un trance místico?
De ser así, el paisaje en el que se encuentra el santo; ¿es real o es el de su propia imaginación, un paisaje del ensueño, más divino que humano?
Con el Bosco siempre nos encontramos con más preguntas que respuestas.
Durante mucho tiempo ha llamado especialmente la atención la extraña plata que se sitúa ante el santo (¿mandrágora alucinógena?). Lo que sí conocemos es que se trata de un repinte, y bajo ella se encontraba el habitual donante, en algún momento eliminado (¿acaso para darle un nuevo significado, mucho más místico como antes comentábamos?)



Es muy interesante la página web del Museo Lázaro Galdiano tanto para ver detalles como para ver las radiografías del cuadro

PARA SABER MÁS DEL BOSCO EN NUESTROS BLOGS

No hay comentarios:

Publicar un comentario