martes, 28 de abril de 2015

ANDRE MASSON Y LA PINTURA AUTOMÁTICA

La mano debe ser suficientemente rápida para que el pensamiento consciente no pueda intervenir y dirigir el gesto. Porque el gesto debe ser totalmente libre, sin apriorismos ni espíritu crítico alguno. Sólo actúa la mano convirtiéndose, como escribió André Breton, en ala. Cuando llega la imagen, la tomo sin rechazarla. Tengo la impresión de que surge mientras mi mano corre por el papel, pero no la veo mientras el dibujo no está acabado. Si detuviera el trazado antes de que pareciera la imagen, no sería más que un garabato
André Masson (El Surrealismo y sus imágenes)


En 1920 Philippe Soupault y André Breton publicaron los Campos Magnéticos, una obra realizada a través de la escritura automática en la que se intentaba eliminar todas las trabas racionales (gramática, sintaxis, sentido lógico del discurso...) para conseguir sacar a la luz el subconsciente.
Realmente no hacían otra cosa que la escritura psíquica utilizada por mediums y espiritistas desde el siglo XIX, sin someter el dictado (ya no sobrenatural) sin someterlo a ningún control estético o moral.
Estos orígenes literarios pronto tuvieron una mímesis pictórica, también derivada del mundo espiritista, y avanzada por algunas obras de Paul Klee: el llamado dibujo automático.
El gran representante de esta técnica será Andre Masson, uno de los primeros en utilizarla, primero con lápiz y luego en sus óleos y pinturas de arena.

Como se describe en el inicio del artículo, se trataba de dejar la mano en libertad, sin controlarla racionalmente, para así poder expresar las profundidades psíquicas surgidas sin ningún tipo de tabú (ni moral ni estético), tal como se pretendían con otros procedimientos como el frottage o la decalcomanía que ya analizamos aquí.
Tras esta primera fase, llegaba el momento del reconocimiento, de la búsqueda de significados a las formas para elaborarlas o, simplemente, subrayarlas visualmente.
Masson solía dejar el trabajo en este momento para evitar perder la frescura del trazo, otros como Miró, aislaban las formas y las retomaban para trabajar con ellas de forma más pictórica.

Miró

Este dibujo automático será fundamental para la creación del estilo del expresionismo abstracto, y pintores como Pollock o Tápies arrancan de él para desarrollar su obra madura






















Pollock

No hay comentarios:

Publicar un comentario