lunes, 30 de marzo de 2015

EL ROMANTICISMO ESPAÑOL (1). LA VETA BRAVA.


Lucas Velázquez. escena de Inquisición.

La peculiar evolución histórica del siglo XIX español, polarizada entre conservadores y progresistas, producirá una profunda escisión dentro del romanticismo pictórico (que también es rastreable en la literatura).
Se trata de dos formas distintas de analizar la realidad circundante, incluso de la forma técnica de pintar.
Alenza. Sátira del suicidio romántico

Entre el mundo progresista (y cercano a la obra de Espronceda o el joven Zorrilla) aparecen una serie de pintores que analizan el entorno desde una forma crítica (Lucas Velázquez) o verdaderamente caústica (Alenza).
Son la llamada veta brava opuesta al costumbrismo cada vez más idealizado

Lucas Velázquez. escena de bandidos

Uno de sus principales representantes es Lucas Velázquez, que se aisla voluntariamente de la Academia para formarse de manera autodidacta, descubriendo en Goya un río fecundo en donde inspirarse.
Tal es su devoción por el artista que durante muchos años cuadros de Lucas Velázquez han sido catalogados como verdaderos Goya.
Lucas Velázquez. Escena de máscaras

Del maestro toma gran parte de sus temas que suelen girar en torno a la España negra (Escenas de Inquisición), bandoleros, escenas carnavalescas... Un mundo popular y crítico que se inspira directamente en los Cuadros de Gabinete de Goya y que volverán a la luz gracias a Gutiérrez Solana.

El agarrotado. Lucas Velázquez

Su técnica utiliza una pincelada deshecha, fuertemente empastada, que impresionará al mismísimo Manet y será retomada por Fortuny


Alenza. Sátira del amor romántico

Alenza demostrará su repudio al mundo conservador a través de un humor ácido, que tanto critica a la Iglesia y su oscurantismo como critica de forma paródica los propios mitos románticos (el suicidio por amor, la muerte).


Alenza. Dios es grande

Más moderado en su técnica, es un gran colorista, menos vehemente que Lucas Velázquez pero con coposiciones mucho más medida, con un ambiente del que carece su compañero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada