viernes, 6 de marzo de 2015

EL PATIZAMBO. RIBERA


Posiblemente pintado para algún comerciante flamenco (que gustaban de estos temas), la pintura nos sitúa a un Ribera en plena evolución desde el tenebrismo caravaggista hacia el color veneciano.
De caravaggista aún nos queda el tipo de personaje y el realismo brutal que parece complacerse en detallar todas las monstruosidades del niño, mientras que el color y el magnífico paisaje ya lo está relacionando con sus obras maduras que ya tuvimos la ocasión de analizar aquí.
De los aspectos técnicos interesa especialmente señalar su curioso encuadre, con un punto de vista bajo que engrandece su figura, dándole una altura moral mayor que se refuerza con su sonrisa, la de aquel que no se compadece de sí mismo.

Hablemos de otra cuestión que tiene sumo interés para comprender el mundo barroco: el morboso interés por lo monstruoso.
La idea ya había germinado en los Gabinetes de Maravillas del mundo manierista en donde las grandes fortunas cultivaban rarezas del mundo natural (conchas, esqueletos, fetos en formol...) e ingeniosos artificios (entre los que destacaba los famosos autómatas que fascinaban, entre otros,  a Felipe II, como podéis ver en esta novela).
Autómata de la corte de los Sforza. Milán. Siglo XVI

Este gusto por lo extraño y extravagante se populariza en el mundo barroco (en realidad la propia palabra alude, según alguno autores, a lo desproporcionado y bizarro)
Entre las miles de singularidades que llamaron la atención de esta época serán especialmente famosos los bufones barrocos que ya analizamos con mayor interés en este post.
Van der Hamen

El propio Ribera no fue ajeno a este gusto estético que se encuentra entre lo morboso y lo piadoso, y además de sus múltiples ermitaños de cuerpos desgarrados por el tiempo y las privaciones que poblaron su época más caravagista, la cultivará en otras ocasiones con algunos fenómenos (así se les llamaba en la época), como su famosa Mujer Barbuda del Hospital Tavera





















Ribera. San Jerónimo


FOTOGALERÍA ENLAZADA DE RIBERA

2 comentarios:

  1. Hola Vicente.
    Tengo una duda, ¿la Mujer Barbuda que hay en la Casa de Pilatos no es la original o es que cuando yo la visité estaba allí cedida por el Hospital Tavera?
    Saludos y enhorabuena.

    ResponderEliminar