jueves, 5 de marzo de 2015

Análisis y comentario de la Pala Brera. Piero della Francesca


Tema: Religioso, representa a la Virgen sosteniendo en su regazo al niño Jesús acompañada de Ángeles y Santos en el interior de una capilla. A su derecha se encuentra San Juan Bautista, San Bernardino de Siena y San Jerónimo, y a su izquierda San Francisco sujetando una pequeña cruz de cristal, San Pedro Mártir y San Andrés. En primer plano aparece Federico de Montefeltro como donante arrodillado. Por detrás de la Virgen se encuentran cuatro mujeres pertenecientes a la alta clase social.


Técnica: Utiliza el temple sobre tabla con una pincelada de factura lisa.

Composición simétrica, con el eje de simetría parte desde la Virgen. Es estática, pues apenas tiene movimiento. Se han utilizado líneas verticales para colocar a los personajes, excepto para el niño que forma una línea horizontal. 
También se distingue una composición equilibrada realizada por medio de un triángulo equilátero que une las figuras de la escena haciendo de base del triángulo con el punto de fuga en la bóveda de horno avenerada, de la cual cuelga un huevo de avestruz.

Línea y color: Predomina la línea sobre el color, siendo estas líneas finas y poco detallistas. Los colores que aparecen son el rojo repartido en la imagen y los grises, así como una combinación de colores fríos y cálidos.


Espacio: Interesa el espacio, hay perspectiva lineal, puesto que las figuras se organizan en relación a unas líneas de fuga que confluyen en la arquitectura posterior a las imágenes dando una sensación de lejanía a la vez que penetración hacia el interior del cuadro, en donde aparece una arquitectura plenamente renacentista (pilastras de órdenes clásicos, bóveda de cañón con casetones, grutescos...)


Luz: Es natural, representativa, el foco de luz proviene del lado izquierdo y hace que las figuras adquieran volumen con el uso del claroscuro.
Figuras: Están idealizadas, se encuentran individualizadas aunque hay poca relación entre ellas, se encuentran adorando al niño Jesús. Presentan un total hieratismo que las llena de solemnidad.


Comentario: Esta obra refleja claramente las características de la pintura del Quattrocento, como son el uso del temple sobre tabla, el interés por crear cierto volumen en las figuras con el claroscuro, la utilización de una luz representativa de manera que pueda reflejar la realidad tal cual es, la perspectiva lineal y la idea de Conciliato como unión de contenidos cristianos (Virgen, niño Jesús y Santos) y la Antigüedad Clasica (la arquitectura representada en esta pintura).
Su centro de desarrollo se sitúa en especial en Florencia, con una clase burguesa enriquecida por el comercio, la artesanía y las actividades bancarias.
El s.XV es de un periodo de investigaciones y experimentación buscando en laantigüedad una idea de prestigio que será utilizada por los mecenas (como el propio Federico de Moltefeltro)
El autor de esta obra, Piero della Francesca, tiene una influencia de Giotto del siglo anterior, el Trecentro, y Masaccio a principios del XV. 

Con ello se separa de otros autores de la época como Botticelli, mucho más interesado mas por la belleza idealizada y sus expresiones melancólicas además de dotar de dinamismo a sus figuras, muchas de ellas pertenecientes al tema mitológico (El nacimiento de Venus).


Botticelli

Piero influirá más tarde en Picasso en el s.XX por la rotundidad de sus volúmenes.

Picasso. Arlequín


.

Vanesa Utrero. 2º Bach. IES Los OliVos en Mejorada del Campo

No hay comentarios:

Publicar un comentario