miércoles, 14 de enero de 2015

LAS CARACTERÍSTICAS DE LOS PRIMITIVOS FLAMENCOS A TRAVÉS DE LA VIRGEN DEL CANCILLER ROLIN DE VAN EYCK

Hoy vamos a utilizarla para explicar las principales características de este estilo.
Como sabéis, el Norte de Europa (Flandes, actual Holanda) tiene un fuerte desarrollo artesanal y comercial desde el siglo XIII siendo, junto a las grandes ciudades italianas, una de las grandes zonas desarrolladas de Europa que alcanzó su cénit cuando Felipe el Bueno traslada su corte borgoñona al norte, atrayendo con él a altos grupos de funcionarios, mercaderes, clero...
Este desarrollo creó una burguesía adinerada que serán los comitentes de estos pintores. Una élite con cultura y dinero que quería retratos (como ya vimos aquí) y obras de devoción, habitualmente en pequeño tamaño (para domicilios particulares y oratorios), que pusieran de relieve su riqueza (fijaros en la corona de la propia Virgen o la riqueza del escenario, con columnas y arcos tallados, las taraceas del suelo, las propias vestimentas de Rolín, con bordados en oro) pero también su piedad religiosa (por eso se nos presenta como donante, siguiendo la forma tradicional, aunque ya con el mismo tamaño de la divinidad, que se le aparece en su propio domicilio. Como veis, aunque religiosos, ya no puramente teocentristas; el hombre está importancia respecto a lo divino)

Técnicamente se utiliza el óleo sobre tabla (frente al temple, más típico en la Edad Media o del primer Renacimiento italiano). Éste utiliza como aglutinante el aceite y permite una pintura mucho más opaca (pudiendo cubrir errores, corregir sobre lo ya pintado, volver una y otra ver sobre los detalles), brillante y un trabajo más lento gracias a su secado  (imprescindible para el típico detallismo flamenco, pues muchos de los pintores del estilo, como el propio Van Eyck, se formaron como miniaturistas).
Su realismo es total y, como decíamos, sumamente minucioso
Para el pintor flamenco todo tiene el mismo interés y se ocupará tanto del ojo de un personaje que de una pequeña hierbecilla (en realidad, como habla Checa,  procede por adición; más que una escena es un conjunto de miles de pequeños detalles, justo al contrario que el Renacimiento italiano que va de la idea a la realidad, mucho más platónico).
Pala Brera. Piero della Francesca. Quattrocento italiano

Dentro de este realismo el retrato cobra especial importancia, con varias novedades y características que ya explicamos aquí


Pero este detallismo suele encerrar un significado más allá de las apariencias. Como un rasgo recogido del mundo gótico (en donde todos los objetos del mundo tienen un significado que se refiere a la divinidad, tal y como pretendían los aristotélicos de la escolástica), los cuadros suelen poseer numerosos significados ocultos, como ya vimos en el matrimonio Arnolfini.
Muchos de ellos los hemos perdido y otros no son sino conjeturas, pero posiblemente el jardín intermedio en donde se asoman dos pequeñas figuras sería el hortus conclusus (una idea que se refiere a la virginidad de María, sacada de los salmos), el puente puede referirse al acuerdo de paz de consigue Rolin (canciller de la corte borgoñona) en el tratado de Arrás.
Lo más novedoso del estilo es su uso de la luz, que no sólo sirve para crear claroscuro sino que se ocupa también de las texturas, dándoles a los distintos objetos un mayor realismo como ya vimos aquí (observa los brillos metálicos de la corona o los hilos de oro del canciller frente al tono más mate del vestido de la Virgen, el suave resplandor de las losetas del suelo, las carnaciones)

Junto a él resulta verdaderamente nuevo el trabajo que se realiza en perspectiva, conseguido a través del suelo geométrico o las arquitecturas, la ventana abierta hacia el exterior (es muy característico de este estilo la unión interior-exterior) o la línea de fuga que crea el río hacia el horizonte (con esa ciudad, tal vez Lieja y, en una interpretación más profunda, el orgullo de toda una civilización basada en la artesanía y el comercio)
Como es característico en esta pintura, la perspectiva (más empírica que basada en una teoría, como en el caso italiano) es un tanto alzada

La influencia de esta pintura será enorme, y como ya comentábamos en los retratos, influirá en el arte de la segunda mitad del Quattrocento (desde Ghirlandaio en Florencia a Leonardo o toda la escuela veneciana, comenzando por Mantegna).
Guirlandaio. Hombre y nieto

En España, y especialmente en Castilla, será el modelo típico del siglo XV con figuras como Berruguete. En Cataluña lo vemos en las obras de Dalmau o Bermejo.




















                                     Anunciación. Berruguete
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada