martes, 18 de noviembre de 2014

LA ALJAFERÍA (1). EXTERIOR Y DISTRIBUICIÓN.


La planta del palacio no tiene (al menos hasta el momento) ningún precedente en Al Andalus.
Tradicionalmente se ha vinculado con los Palacios del desierto que erigieran los Omeyas (y continuaran los abasíes) en los primeros siglos del Islam en la zona de Siria.
De ellos tomaría dos grandes ideas: el interior organizado de forma tripartita con un aljibe central y el exterior amurallado con torres ultrasemicirculares que van apareciendo de forma rimada.

Palacio del desierto Qars al Hayr al Sharqui. Damasco. Siria




Aljafería

Sobre este esquema se desarrolla una estructura rectangular que posteriores reformas (mudéjares y renacentistas) añadieron nuevos detalles en paredes y la creación de un foso.

En uno de sus lados mayores se crea la entrada del recinto por medio de un gigantesco arco de herradura califal.




A través suyo se llega a una especie de patio de armas previo al palacio que está iniciando un modelo de gran éxito en el desarrollo del arte andalusí, la puerta en codo (inexistente en el mundo califal). Como apunta Almagro Vidal, se afianza la tradición andalusí de la rotura de los ejes con los accesos en recodo que se multiplicará tanto en lo militar como en lo palaciego como nos demuestra la Alhambra.

Tras él se abre la verdadera zona palaciega, de nuevo un rectángulo ocupado por una zona de alberca, que será su verdadero eje.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada