lunes, 10 de febrero de 2014

Análisis y comentario PICASSO: LAS SEÑORITAS DE AVIÑÓN


Tema. Al parecer, Picasso se inspiró en una escena de un prostíbulo de la calle barcelonesa de Avinyó. En los bocetos previos, además de las cinco mujeres, existía un personaje que, con una calavera en la mano, entraba por una puerta, que luego sería sustituido (homenaje a su amigo Casagemas, que acababa de morir).
En la obra final sólo aparecen las cinco prostitutas que se ofrecen al espectador sobre un fondo de cortinajes con un bodegón a sus pies. Al eliminarse el hombre y su referencia a la muerte, el cuadro deja de ser narrativo (no cuenta una historia), siendo, tan sólo, una pura representación de los desnudos y su entorno, de las formas, que es lo que en esta época empieza a interesarle fundamentalmente a Picasso.
Técnica. Óleo sobre lienzo, con poca importancia de la factura.
Composición fuertemente geometrizada y en gran parte simétrica. El predominio de las verticales le da un cierto carácter ascensional, aunque el formato sea cuadrado.
Línea. Es una de las grandes protagonistas de la obra. Su aplicación es geométrica, descomponiendo a las figuras en formas básicas, de agudas esquinas que parecen interpenetrarse unas con otras.
Color. El uso preferente de los cálidos vuelve más rotundas las formas que se desvinculan así del fondo en donde son utilizados los fríos y ocres. Pese a tener un cierto recuerdo de la realidad (el anaranjado de la piel), su tono saturado (muy fuerte) no puede ser considerado como realista y nos puede recordar (aunque en un menor grado) al utilizado por los fauves que Picasso conocía.
La luz no incide en el cuadro, creando zonas cromáticas puras y eliminando, casi por completo, el tradicional claroscuro.
Perspectiva. Se encuentra abolida. El espacio tradicional ha desaparecido, convertido en formas geométricas que se interpenetran entre si, pugnando por salir al exterior.
Las figuras se realizan a través de formas geométricas simples, eliminando todo detalle (como es bien patente en los rostros).

Cada una de las figuras femeninas se encuentra en un grado distinto de geometrización. De esta manera las centrales nos parecen más clásicas, recordando en su posición a la de ciertas obras antiguas. A ambos lados (de perfil) nos encontramos con otras figuras que tienen en sus rostros los recuerdos del arte africano (máscaras) e íberos. Por último, sentada, la quinta señorita avanza radicalmente al mostrarnos dos puntos de vista opuestos (cara y espalda), así como una cara de volúmenes recompuestos sin relación con la realidad.

COMENTARIO

Las Señoritas supusieron una verdadera conmoción en los pequeños círculos artísticos que la conocieron, convirtiéndose en un verdadero símbolo del arte moderno.
Con ellas Picasso inició el camino del cubismo, reduciendo la realidad a formas geométricas, tal y como ya había empezado a hacer (a finales del XIX) Cezanne. Junto a él, Picasso bebió de otros artes considerados bárbaros (arte africano e íbero o incluso el egipcio) que buscaban la simplicidad de las formas, no su transposición de la realidad.


Relieve egipcio

Y es que Picasso rompe definitivamente con la idea del arte como copia para iniciar otro mucho más conceptual en donde el autor reordena la realidad según unas fórmulas propias, recurriendo incluso a la visión múltiple (varios puntos de vista unidos en una misma imagen) que acaba con la idea del pintor inmóvil y nos enseña todos los puntos de vista de una imagen a la vez que introduce el factor tiempo en el cuadro.

Bajo estas premisas, y en compañía de Braque, evolucionará el nuevo estilo a través de varias fases(negra, analítica y sintética) en colaboración con Braque, añadiendo, en época más tardía, los collages o la ruptura de la línea de contorno que irán progresivamente dificultando la lectura de la obra.

Temáticamente, Picasso enlaza con el famoso Almuerzo en la Hierba de Manet (al que volverá al final de su vida), mientras que desde los años 80 (Santiago Amón) se piensa que una de las grandes influencias que generarán la obra es un lienzo tardío del Greco, la apertura del Séptimo sello, como explicamos aquí



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada