miércoles, 6 de noviembre de 2013

PUENTE DE MIRAFLORES. CÓRDOBA


Pese a la críticas recibidas (tanto por su sobrecoste como por la iluminación y degradación de alguno de sus elementos), el puente de Miraflores supone (desde hace 10 años) un nuevo hito arquitectónico de la ciudad por varios motivos.
El primero es su propio diseño, tan limpio y mimetizado, alejado por completo de la vanidad de cables y estructuras que ha popularizado Calatrava. Una sola losa de acero corten que no rompe la horizontalidad del río.

Una sola losa apoyada en un único y descentrado pilar de forma abarquillada que retoma el tema del tajamar para agigantarlo e ir creando en torno suyo una progresiva isla poblada de vegetación.
En segundo lugar este puente tiene una íntima relación con el romano. Gracias a él, todo el entorno del Puente romano ha podido ser peatonalizado, ganando la ciudad uno de sus paseos más bellos, sirviendo (además) el puente de Miraflores el perfecto mirador del Puente y su entorno, que desde entonces ha ganado en presencia urbana y se ha incluido como nuevo panorama de la ciudad califal.

Se trata de una obra de Herrero, Suárez y Casado

No hay comentarios:

Publicar un comentario