lunes, 14 de octubre de 2013

LA NECRÓPOLIS DE LOS MILLARES. ALMERÍA


Los Millares (Almería) es el yacimiento de la Edad del Cobre (Calcolítico) más importante de la Península, excavado por los hermanos Siret a principios del XX

En este post nos ocuparemos de sus estructuras funerarias que se puede completar con la vida cotidiana del poblado y el paisaje en esos mismos enlaces.

Como puede verse en la maqueta, la zona funeraria se extendía en el exterior de las murallas de una manera un tanto anárquica (aunque aparecen ciertas agrupaciones que se han entendido que pudieran responder a  grupos tribales con parentesco).

Aunque existen varios tipos de tumbas la más habituales son las llamadas de corredor.

Como podéis ver en este esquema se trata de una gran cámara circular (con grandes ortolitos en la parte inferior y mampostería en la superior) cubierta por falsa cúpula por aproximación de hiladas terminadas en una pieza de madera que sería reforzada por un pilar de madera en su zona central (en la actualidad desaparecidos).








Esta zona se dedica a los enterramientos colectivos (entre 20 y 100 personas) con su propio ajuar funerario.

Para acceder a esta cámara se realiza un pasillo creado de forma megalítica, con piedras horadadas puestas a pequeños tramos e, incluso, entre ellas, pequeños habitáculos que tal vez podrían servir como cámaras de ofrendas o pudrideros.


Toda la estructura se cubre con arena, creando la impresión de pequeña colina.

A su entrada se creaban con piedras una pequeñas formas circulares que rodean el enterramiento y se colocaban los betilos (piedras talladas en forma de cono truncado que indicaban la cantidad de individuos enterrados).

Durante mucho tiempo se han discutido el origen de estas estructuras. A mediados de los 50 (y aún bajo el influjo de las teorías de Siret) se hablaba de conexiones con el mundo micénico (el parecido con sus tholos es asombroso). Es la llamada teoría difusionista.
Sin embargo, cada vez existe más consenso entre los arqueólogos de una cultura propia que evoluciona directamente desde el neolítico que encontraría sus primeras manifestaciones en el arte megalítico del sureste (conjunto arqueológico de la Menga que ya vimos aquí).


Dentro de las tumbas se han encontrados restos de ajuares funerarios.
Son típicos los ídolos oculados (con grandes ojos o soles de los que salen rayos de los que ya hemos hablado aquí con mayor extensión).



También se ha encontrado múltiple cerámica rota que se ha puesto en relación con los banquetes funerarios en honor al difunto que eran rotos junto a sus restos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario