miércoles, 30 de octubre de 2013

Jardineros de Al-Andalus. IBN BASSAL


Discípulo de Ibn Wadif, es uno de los grandes exponentes de la escuela agrónoma toledana.
Como su maestro trabajó y experimentó en la huerta del Rey o de la Noria del famoso Al-Mamum, que debió estar situado en el Palacio de Galiana del que ya hablamos hace tiempo.

Tras la conquista de la ciudad, viajó a Badajoz y se afincó en Sevilla, siendo nombrado por al Mutamid como Jardín del Sultán.
Frente a lo que es habitual, su obra (Diwan al-Filaha, Libro de Agricultura) carece de citas de obras anteriores, y es que Ibn Bassal fue, más que un letrado interesado por la agricultura, un verdadero experimentador agrícola.
A él se atribuye la traída, aclimatación y estudio de las propiedades y características de los naranjos, que posiblemente trajo la simiente de en su peregrinación a Oriente Próximo (en el que visitó Siria o Sicilia). Al Mamum se sintió tan orgulloso de su nuevo hallazgo que mandó semillas a Valencia y Zaragoza.
De la misma manera se le atribuye la plantación en España de la alheña, el algodón o ciertas variedades de jazmines que llegaron después a Valencia
Muy interesado por los aspectos prácticos de la práctica agrícola experimentó con rudimentarios invernaderos o con el riego por goteo (dos tinajas de barro poroso semienterrada junto a los árboles que dejaban filtrar el agua)
Entre sus discípulos destacan al Tignari e Ibn Luyun


No hay comentarios:

Publicar un comentario