miércoles, 6 de febrero de 2013

LA IGLESIA DE SANTA MARÍA LA BLANCA EN VILLARCÁZAR DE SIRGA (1) La arquitectura


Desde el propio Camino de Santiago el peregrino verá su gran mole vigilando el pueblo y mientras se aproxime el edificio crecerá hasta hacerse evidente, con sus extraños pies (fruto de una reconstrucción de urgencia del XIX tras su hundimiento) y su larga historia.

Pues en este pequeño pueblo del Camino se situó una de las encomiendas templarias más importantes de Castilla (y de ahí que el templo se adjudique a su arquitectura, aunque con poco fundamento, como ya veremos).
La iglesia también uno de los lugares preferido de los monarcas castellanos, especialmente de Alfonso X, con unos espectaculares sepulcros que ya podéis ver aquí.
El interior es de un gótico purísimo, aunque con ciertos problemas de datación.

Habitualmente (Lambert) ha sido adjudicada a la corriente protogótica de raíz cisterciense hispano-languedociana con sus características bovedas sexpartitas y sus dobles columnas en los frentes de los pilares.



Sin embargo, como resalta Javier Castán, existen también influencias del gótico más clásico de Burgos, especialmente en las partes altas, con el nervio ligazón que recorre las bóvedas en sentido longitudinal. Una vinculación que la alejaría de o templario y lo vincularía a la monarquía, como la fe de Alfonso X y sus hermanos por la Virgen de Santa María la Blanca podría reforzar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario