lunes, 7 de enero de 2013

SAN JUAN DE DIOS. MURCIA


Muy cerca de la catedral se encuentra la mejor de las iglesias barrocas de la ciudad.
Su origen se remonta al propio Alfonso X que construyó una capilla (en pleno Alcázar Mayor) para la corte.
A principios del XVII el solar pasa a manos de la Orden de San Juan de Dios, creándose un hospital (hoy desaparecido) y esta fantástica iglesia del XVIII diseñada por Martín Solera.

Para su fachada se recurre al típico ejemplo entre torres con la cúpula entre ellas (muy semejante a Santo Domingo) pero su interior (directamente inspirado en San Andrés de Bernini) se organiza en torno a una elipse girada con el altar y la entrada en los lados largos, creando así una macroestructura que cobija el sagrario central.

Tal distribución genera una magnífica cúpula oval y numerosas capillas radiales en las que encontramos retablos fundidos con trampantojos obra de Pablo Sistori.


Toda la iglesia se resuelve en decenas de sugerentes detalles de inspiración cuasi-rococó que, unidos al pálido azul con el que se policroman los elementos, crea un ambiente a mitad de camino entre lo religioso y lo cortesano.

En el altar central un camarín acoge a la Virgen de Gracia custodiada por numerosas esculturas, alguna de ellas obra del propio Salzillo.

La visita a la iglesia, que acoge en Navidades un espectacular Belén, hay que completarla con la visita a su subsuelo en donde se han encontrado restos del antiguo alcázar musulmám, con una mezquita privada y la rawda del Rey Lobo que analizamos en este artículo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada