domingo, 20 de enero de 2013

LA PRIMITIVA SANTA SOFÍA


Antes de la Santa Sofía bizantina que todos conocemos hubo, al menos, dos construcciones anteriores.
De ellas la que mejor conocemos es la del siglo V realizada por Teodosio y de la que quedan numerosos fragmentos en sus jardines.
Respondía al típico plano basilical del paleocristiano occidental (tres naves separadas por columnatas con ábside central, nártex y atrio, prótesis y diaconicos, baptisterio exento)

Su fachada podría ser de esta manera, con cierto rasgos helenísticos, como el arco central.

Su techo posiblemente fuera de piedra combinada con madera, con casetones como estos, que tanto recuerdan a la basílica del propio Constiniano en Roma.

En cuanto a su decoración encontramos elemetos occidentales, como este friso de los corderos, de clara simbología eucarística y celestial.

Junto a ellos se encuentran otras formas mucho más orientales, como las hojas de acanto puntiguadas (como ya vimos en San Simeón el estilita), con profundo labrado a trépano

Cruces patadas y de brazos iguales

No hay comentarios:

Publicar un comentario