jueves, 17 de enero de 2013

LA IGLESIA DE SAN CRISTÓBAL. SALAMANCA


Perdida entre edificaciones modernas, muy cercana a la Gran Vía, se encuentra esta iglesia románica que (¡como gran parte de las parroquias de la ciudad!) se encuentra cerrada al público en una ciudad que saca una parte importante de sus recursos del turismo.
Posiblemente del XII, no se tiene certeza si fue edificada por la Orden del Sepulcro o por los Hospitalarios.

De planta cruciforme y única nave que se remata en un potente ábside (su parte más antigua), con remoledaciones posteriores en sus pies. Su escultura suele ponerse en relación con canteros (o aprendices de los mismos) que trabajaron en la Catedral Vieja.

Lo más espectacular de la iglesia son las figuraciones de sus canecillos que aparecen bajo el tradicional taqueado jaqués (nos encontramos en plena ruta de la Plata)

Gran parte de ellos retoman el tradicional bestiario del que ya hemos hablado, con osos (o cerdos), águilas, leones...
.

Sin embargo resultan sumamente sugerente otro motivo que se repite con machaconería. Me refiero a cabezas dúplices o triples de potente esquematismo y que, por su tocado, tanto podrían ser monjes como guerreros con su cota (recordad su origen en una de las dos órdenes militares).

Desconozco si mantienen algún significado más o menos iniciático, y agradecería cualquier información al respecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario