miércoles, 9 de enero de 2013

LA ESTACIÓN DEL NORTE. VALENCIA


Valencia s un ciudad en donde el modernismo prendió y se manifestó en relación con su espíritu mediterráneo de color y luz. Nosotros, ya hace tiempo, hablamos del Mercado Central en donde modernismo y arquitectura del hierro y el cristal se fundió a la perfección.
Uno de los mejores (y más singulares) ejemplos del modernismo de la ciudad es ésta Estación del Norte.
Su construcción se realiza a principios del XX (Demetrio Ribas) como una necesidad imperiosa de crear un lugar por donde comerciar su potente agricultura y conectar a la ciudad (en plena euforia económica) con el resto de España.

En ella tenemos una curiosa filiación. Frente al modernismo de origen francés o belga (el comúnmente conocido como estilo ondulante y que es habitual encontrarnos en Gaudí), la estación se acerca mucho más a el estilo vienés de la Sezesion en donde se estaban iniciando los primeros ensayos sobre lo que sería el movimiento moderno de la arquitectura con figuras como Otto Wagner u Olbrich y que se extenderá a Inglaterra de la mano de Mackistosh.


Esta tendencia propugnaba una arquitectura dominada por la recta, el plano y el volumen, creando edificios de mallas ortogonales, planos entrecortados y formas geométricas que se convierten en decoración (a menudo se ha hablado de sus obras como un cubismo aprés la lettre). Todo ello utilizando los nuevos materiales que permitan estos juegos de grandes vacíos internos sustentados en breves apoyos.

.
Sobre este riguroso plan se desarrolla una finísima (y controlada) capa de decoración, habitualmente floral.

Si vais observando las fotos del artículo veréis como los planes de la Secesion se cumplen punto por punto en este volumen (y sus subvolúmenes) que crea un verdadero objeto arquitectónico que, junto a sus cualidades volumétricas, tiene una exquisita (pero mesurada) intervención del color a través de la tradicional cerámica vidriada que toma los motivos huertanos (y heráldicos del Reino de Valencia) para darle un toque regionalista, entonces de moda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario