lunes, 14 de enero de 2013

BUSCANDO NORIAS POR EL VALLE DE RICOTE. MURCIA


Al oeste de la capital, tan cercano a la autopista hacia Albacete, se encuentra el valle de Ricote, un lugar en donde paisaje e historia se funden

Atravesado por el Segura, su paisaje es doble, con secas y rasgadas montañas que, tan sólo con bajar la mirada, se convierten en el verdor sin fin de las huertas que riega el río. Una imagen típica de este milagro del agua del que tanto venimos hablando en los territorios controlados por el Islam.

Y es el que valle fue andalusí casi durante ocho siglos, primero dentro de Al Andalus para convertirse (tras la conquista cristiana) en uno de los grandes reductos de los moriscos hasta su expulsión a principios del XVII. (Aquí podéis saber mucho más de su historia)

Fue precisamente allí en donde nació e inició su revuelta el famoso Ibn Hud que derrocaría a los almohades para crear un efímero reino que llegaría hasta Sevilla. Allí mismo se inició (junto a otros focos) la revuelta mudéjar contra Alfonso X que Jaime I controlará a hierro y fuego.

De toda esta larga historia nos quedan los recuerdos de agua de sus cultivos de huerta que aún podemos rememorar en sus acequias y, especialmente, en sus norias.

La mayoría de ellas son de las llamadas de corriente, de las que ya hablamos aquí, que completaban la compleja red de azudes y acequias que permitían ampliar el regadío a zonas más alejadas de río.

Aquí os dejo una serie de imágenes de las norias de Blanca y Abarán










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada