martes, 4 de diciembre de 2012

ROMÁNICO Vs GÓTICO. De la Virgen Kiriotissa a las Vírgenes góticas



.
La figura de la Virgen en el románico repitió sistemáticamente un modelo heredado del mundo bizantino (en este artículo tienes varios ejemplos bizantinos), la llamada Virgen Kiriotissa. Una Virgen entendida como Trono de Dios (de hecho el Niño aparece como un Pantócrator de pequeño tamaño)
Hierática, frontal y estática, a veces exhibe una fruta (recordando que es la anti-Eva, aquella gracias a la que se borra el pecado original) y es el perfecto ejemplo de la escasa valoración que dará a la mujer una sociedad tan violenta como la feudal

Con el paso del tiempo, la situación cambiará. Influenciados por la literatura trovadoresca (y su ensalzamiento de la mujer) y las predicaciones de San Francisco, la mujer tardomedieval adquiere mayor presencia (al menos en los círculos más elevados). A esta cambio la religión responderá convirtiéndola en la verdadera intercesora entre los hombres y la divinidad y le dedicará las advocaciones de las grandes catedrales.

Virgen de la Misericordia 

De nuevo inspirándose en Bizancio crecerá el número de iconografías en la que aparecerá la Virgen (y que ya explicamos aquí)
.
                                           
Además de estos cambios, la Virgen tomará un aspecto mucho más maternal. La nueva cultura de los sentimientos de la que venimos hablando en estos post, insistirá en las ideas de dulzura o protección (con el niño pequeño) o de dolor (en la Pasión). De ambas maneras se dará mucha importancia a la relación madre hijo.

2 comentarios:

  1. Estupenda entrada, Vicente, muy claro el cambio de mentalidad y de formas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Alucino en colores las maravillas que nuestros antepasados nos legaron. Hoy es inimaginable crear tanta belleza como fueron capaces de hacer los hombres del románico, gótico, etc.

    ResponderEliminar