domingo, 22 de enero de 2012

EL GRAN CARDO DE APAMEA. SIRIA


Cerca de Hama, ahora cuidad maltratada por la guerra civil, junto al río Orontes, en el centro de Siria, aparece como un espejismo los restos de la ciudad de Apamea
Su fundación se debe a uno de los generales de Alejandro Magno, Seleuco, que la bautizó con el nombre de su mujer
.
Conquistada para los romanos por Pompeyo, se reconstruirá tras la devastación del terremoto de 115 d. C., creándose (al modo de Palmira) un desproporcionado cardo de más de dos kilómetro de longitud.

La ciudad, que llegó a tener 100.000 habitantes en la Antigüedad fue cayendo en decadencia hasta abandonarse tras la invasión musulmana, lo que causó su ruina total.

Pieza a pieza desde ya hace décadas se está volviendo a reconstruir, aunque no sabemos si esta guerra actual volverá a sumirla en la devastación



Su reloj de sol


Último tramo del cardo con sus columnas de fustes con estrías en espiral


Curiosas formas apotropaicas fálicas que aseguraban la fertilidad, la virilidad y la buena suerte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada